miércoles, 8 de junio de 2011

“X MEN: PRIMERA GENERACION”

Definitivamente los cómic se han transformado en una fuente infinita y exitosa para el cine comercial estadounidense actual, siendo los principales beneficiados las dos grandes empresas líderes en este rubro en el país del norte: DC Cómic y Marcel, a la cual pertenece los X Men, historieta que apareció por primera vez en 1963 y cuyos personajes fueron creados por Stan Lee y Jack Jirby.

La primera adaptación cinematográfica de estos personajes se realizó con singular éxito en 2000 con “X Men”. Luego vinieron las secuelas “X Men 2” (2003) y “The Last Stand” (2006); y las precuelas “Wolverine: los Orígenes” (2009) y este estreno, “X Men: Primer Generación” (2011), que cuenta precisamente los inicios de este mutantes, sin considerar a Wolverine, que aparece fugazmente en esta nueva cinta, que conserva los elementos distintivos de las anteriores: efectos especiales a la altura de una cinta de entretención, mucha acción, la eterna lucha entre el bien y el mal, aunque con algunas variantes, que hace el guión más interesante.

El director y guionista de la cinta, el británico Matthew Vaughn, de 40 años, no había dirigido ninguna de las cuatro anteriores películas sobre los X Men, pero está a la altura de las circunstancias. Con anticipación había dirigido tres largometrajes: “Crimen Organizado” (2004), “Stardust” (2007) y “Kick Ass” (2010), en las que había demostrado su oficio y su nivel técnico, dentro del cada más exigente cine comercial.

Porque la verdad, más que una visión personal del mundo y un estilo propio en el uso del lenguaje cinematográfico, lo que exigen cintas como ésta a su director es una buena dirección de actores, que logren delinear bien a los personajes –en este caso arquetipos de humanos mutantes con superpoderes, por lo tanto llenos de debilidades y fortalezas- y que consigan que no decaiga la atención del espectador, ante un filme de entretención, ideal para una matinée con cabritas y gaseosa, como las de antaño.

En “X Men: Primera Generación” asistimos a la infancia del profesor Charles Xavier (James McAvoy), en su puntoso castillo; cuando conoce a Mystique (Jennifer Lawrence) y crecen viviendo juntos; y luego cuando son reclutados por la CIA, para enfrentarse primero al mutante perverso Sebastián Shaw (Kevin Beacon) y luego a su antiguo amigo Magneto (Michael Fassbender).

Para ello, Xavier contará con la ayuda de la agente Moira MacTaggert (Rose Byrne) y reclutará a diversos jóvenes mutantes, como Angel (Zoe Kravitz), que después se pasará al bando opuesto; Bestia (Nicholas Hoult) y Darwin (Edi Gathegi), al cual matará Shaw; entre otros, que irán integrando este comando que no sólo lucha contra los mutantes malvados, sino también contra la ignorancia y el miedo de los humanos, que no aceptan del todo estas mutaciones genéticas, salvo cuando logran salvarlos de alguna amenaza muy superior a sus fuerzas.

Lo interesante de estos héroes y antihéroes es que se mueven entre la duda y la certeza; por lo tanto tienen características humanas, no como algunos superhéroes que simbolizan al bien sin graduaciones. Esto mismo hace que el espectador se sienta tentado de identificarse tanto con el inteligente y sensato Xavier como con el impulsivo y emocional Magneto, en un acertado conflicto que sólo se disipará en el desenlace de la cinta.
Publicar un comentario