lunes, 12 de julio de 2010

“ECLIPSE”

En esta cinta, otra vez, se detecta la importancia del guión para el resultado final de la misma, más aún si se construye sobre estereotipos y no se define claramente entre los géneros que explora o, en su defecto, si no resulta la mezcla de géneros presentes en el filme.

En “Eclipse” (2010), tercera parte de la saga “Crepúsculo”, basada en la novela homónima de la taquillera novelista estadounidense Stephenie Meyer, se opta por priorizar la historia de amor entre adolescentes, producto de la verdadera fiebre que han suscitado los actores que ocupan los tres roles protagónicos.

En las dos anteriores, “Crepúsculo” (2008) y “Luna Nueva” (2009), la historia de amor se encontraba presente en un equilibrio mucho mayor con el conflicto entre vampiros y hombres lobo, resultando una novedad que combinaba de mejor manera esta mezcla de géneros.

En “Eclipse”, dirigida por el desconocido británico David Slade (“Hard Candy” y “30 Días de Noche”) el énfasis de la trama descansa sobre el triángulo amoroso entre los jóvenes Bella Swan (Kristen Stewart), el vampiro Edward Cullen (Robert Pattinson) y el hombre lobo Jacob Black (Taylor Lautner).

Todo esto porque finalmente el conservador Edward propone matrimonio a Bella y ésta duda ante la insistencia amorosa de Jacob, quien logra dos besos de Bella, uno robado y el otro pedido por ella, desatando definitivamente el triángulo, que no se alcanza a solucionar en este filme, ya que la esperada boda no se concreta, momento en que además se supone que Bella se convertirá de una vez por todas en vampiresa.

El estereotipo, en este artificial conflicto, radica en que el hombre lobo supuestamente es más cálido que el gélido vampiro y que le podría ofrecer una vida más normal, sin renunciar a sus seres queridos y a su alma humana, aunque como vampiresa sería inmortal y podría estar al lado del “intenso” Edward para siempre.

Pero esta no es razón para preocuparse ya que la escritora Meyer ya publicó la siguiente novela de la saga, “Amanecer”, que ya se está produciendo para el cine en dos partes; y tiene anunciada la edición de un libro más aún: “Sol de Medianoche”. Como se ve, la veta será explotada hasta el máximo, por lo cual hay que armarse de paciencia y soportar los gritos de las fans en las salas de cine, igual que si estuviéramos en un recital en vivo.

Por otro lado, el elemento más interesante de la base literaria del filme, el conflicto entre los primos hermanos hombres lobo y vampiros, que se ha reflotado en diversas películas recientes, en “Eclipse” se torna un tanto confuso.

Esto ocurre porque se levanta un ejército de vampiros, que consumen sangre humana, que quieren matar a Bella, porque ésta es la novia de uno de los Cullen, clan de vampiros más desarrollados que no bebe sangre humana, sino sólo animal, y que tiene un pacto de no agresión con los hombres lobo. Además, hay que sumar los vampiros Volturi, especie de Tribunal Supremo de los vampiros, radicado en Italia, y que también tienen problemas con los Cullen, porque éstos no quieren unírseles y rendirles pleitesía.
Publicar un comentario