martes, 9 de febrero de 2010

“EL IMAGINARIO MUNDO DEL DR. PARNASSUS”

Una de las tantas posibilidades que ofrece el cine alejado de la veta comercial es la concreción en imágenes de mundos provenientes de la fantasía y de los sueños de los autores.

El director y guionista estadounidense Terry Gilliam es uno de los cineastas que ha podido llevar a la pantalla un mundo surreal y fantástico, que convierte a sus cintas en productos originales, con un lugar destacado fuera de la industria, en lo que se conoce como cine independiente.

Gilliam, de 69 años, perteneció en su juventud al grupo teatral británico Monthy Pithon, conocido por sus ácidas críticas y humor irónico y absurdo, junto a John Cleese, Terry Jones, Graham Chapman, Eric Idle y Michael Palin. El grupo tuvo un programa televisivo en la cadena BBC de Londres, entre los años 1969 y 1974.

De este período es su primer largometraje, “Los Caballeros de la Mesa Cuadrada” (1975), que co-dirigió con Terry Jones. Luego vinieron “La Bestia del Reino” (1977), “Los Ladrones del Tiempo” (1981), “Brasil” (1985), “Las Aventuras del Barón Munchausen” (1989), “Pescador de Ilusiones” (1991), “Doce Monos” (1995), “Pánico y Locura en Las Vegas” (1998), “Los Hermanos Grimm” (2005) y “Tierra de Pesadillas” (2005), en las cuales ha mantenido su estilo desaforado y extravagante a ultranza.

En “El Imaginario Mundo del Dr. Parnassus” (2009) estas marcas se mantienen y se acentúan como en las más paradigmáticas de sus películas. El doctor Parnassus (un brillante Christopher Plummer) vendría siendo algo así como el alter ego de Gilliam: un actor callejero, que recorre la ciudad con su carromato maravilloso, que permite a los osados clientes, que cruzan el espejo mágico, vivir como reales los sueños de su imaginación.

Parnassus ha hecho un pacto con el demonio, encarnado en el simpático Mr. Rick (un inolvidable Tom Waits), para vivir eternamente; con lo cual está a punto de perder a su adorada y atractiva hija Valentina (Lily Cole), cuando ésta cumpla 16 años. También son parte de este estrafalario grupo el mago Antón (Andrew Garfield), el enano Percy (Verne Troyer) y el ambivalente y confuso Tony (Heath Ledger), el cual tiene reiteradas aventuras imaginarias en el carro mágico y se ve a sí mismo de tres maneras distintas (interpretadas por Johnny Depp, Jude Law y Colin Farrell).

Más allá de la moral, Gilliam propone un viaje al espectador por su inconsciente, desplegado en todo su esplendor; en el cual el mal necesita al bien y viceversa; relación maravillosamente expresada en la amistad inefable entre el doctor Parnassus y Mr. Rick.

Gilliam nos muestra la vida como un viaje de aprendizaje, en el cual nunca se deja de madurar; y en el cual las apariencias son sólo eso: manifestaciones y brillos de las cosas o proyecciones de la mente humana. El afecto y el humor serían las contraseñas para no ser engañados nunca.
Publicar un comentario