viernes, 23 de octubre de 2009

“SHINE A LIGHT”

El gran director estadounidense Martin Scorsese siempre ha tenido una veta musical, poco conocida, en su creación cinematográfica; que ahora se ha visto nuevamente expresada en su último estreno, el documental “Shine a Light”, en español algo así como “Resplandor de Luz”, sobre el grupo roquero inglés The Rolling Stones.

A través de esta línea ha agregado otra temática a sus cintas y ha expresado sus gustos musicales personales, ligados al rock, el blues y el jazz; ritmos fundamentales en la identidad cultural de Estados Unidos. Scorsese, de 65 años, ha tratado además en su extensa filmografía temas como la inmigración italiana, la ciudad de Nueva York y la violencia en las calles y en la sociedad norteamericana.

Desde temprano canalizó su melomanía con cintas como “New York, New York” (1977) con Liza Minnelli; y luego vinieron “El Ultimo Vals” (1978), un documental que recreó el concierto de despedida de The Band, con músicos invitados como Eric Clapton, Bob Dylan, Neil Young, Ringo Starr, Neil Diamond y Ron Wood y el poeta Lawrence Ferlinghetti, entre otros. En 1987 dirigió el cortometraje “Malo” con Michael Jackson y Roberta Flack y en 2001 dirigió el segmento “La Vecindad” en la cinta “El Concierto por Nueva York”, que tuvo además a Spike Lee y Woody Allen, entre otros directores, con músicos como David Bowie, Eric Clapton, Mick Jagger, Keith Richards, Paul McCartney, Elton John y The Who, entre otros. En 2003 dirigió un episodio de la serie de televisión “The Blues” y en el 2005 dirigió el documental “No Direction Home: Bob Dylan” y para el 2010 tiene programado el estreno de un documental sobre George Harrison.

“Shine a Light” (2008) recoge magistralmente dos días de actuación de los Rolling Stones en el Beacon Theater de Nueva York en el 2006, intercalado con entrevistas antiguas en blanco y negro, de la década del ’70 a Mick Jagger y al guitarrista Keith Richards; y entrevistas recientes, a las que se incorpora el guitarrista Ron Wood, manteniéndose con el más bajo perfil el excelente baterista Charlie Watts.

Entre los momentos a destacar de estas entrevistas está una realizada en 1973 a Jagger, cuando le preguntan si se imagina tocando igual cuando tenga sesenta años y Jagger responde con toda naturalidad que sí (lo que se ha cumplido con creces, ya que este mes cumple 65 años). Entre las recientes, vale consignar cuando preguntan a Wood cuál de los dos (con Richards) es mejor guitarrista y responde que él. Luego preguntan lo mismo a Richards y este dice que los dos son malos, pero que juntos son superiores a muchos (todo esto en un notable tono de broma). Otro momento a resaltar son los dúos de Jagger con Buddy Guy y Jack White y especialmente con Cristina Aguilera, que despliega toda su potencia.

Bajo la conducción de Scorsese, el filme muestra lo que significa ser una estrella del rock y el valor de mantenerse tanto tiempo juntos como grupo, en una conjunción equilibrada e inspirada entre sonido e imagen, con apariciones del propio Marty –como le dicen los Stones- al comienzo y al final de la cinta, siendo éste una manifestación de la maestría de Scorsese, cuando la cámara nos lleva desde la salida de Jagger a la calle, al término del concierto, al cielo neoyorquino con las luces de la ciudad y la luna llena, que se transforma en la boca con la lengua afuera, tan característica de la desfachatez de los Stones.

Alvaro Inostroza Bidart

Publicar un comentario