viernes, 23 de octubre de 2009

“LOS SIMPSON”

Con la cinta de animación “Los Simpson” se corría el riesgo de que simplemente fuera un capítulo largo, en pantalla grande, de la exitosa serie televisiva del mismo nombre, que se comenzó a emitir ininterrumpidamente desde Estados Unidos para todo el mundo en 1989, sin que hasta ahora se hubieran llevado al cine los populares personajes.

Pero la verdad es que la cinta “Los Simpson” (2007) se sostiene por sí misma, considerando a un espectador que nunca antes haya visto la serie señalada y no conozca a los integrantes de esta familia; que representa a una familia media de un pueblo pequeño de Estados Unidos, en este caso Springfield, con sus donas y su central de energía nuclear.

Los principales personajes de la serie, los integrantes de la familia Simpson, y algunos otros como el vecino Flanders y el payaso Krusty; mantienen la personalidad que los ha caracterizado todos estos años, lo cual es positivo; pero lo importante es que un espectador novato de todos modos puede conocerlos a cabalidad y reconocer sus cualidades. Homero, un bruto que recapacita; Marge, una esposa y madre que prioriza siempre a la familia; Bart, un reflejo de su padre, pero que añora una padre distinto; Lisa, sensible y especial; y Maggie, un bebé que ya anuncia su carácter, son los protagonistas de esta historia que basa su éxito y singularidad en el humor negro, pero que también se permite críticas al sistema y al gobierno norteamericano.

Los chistes corren principalmente por los hombres de la familia, Homero y Bart; a los cuales hay que sumar al abuelo, el cual tiene un visión premonitoria de lo que le ocurrirá a la ciudad. Springfield representa un modelo bastante especial de urbe: aquellas que surgen y se ordenan en torno a una única actividad productiva, con los riesgos que eso significa; como lo fue en Chile con Lota y el carbón, y las salitreras; tanto en los aspectos económicos, medioambientales y de poder. En Springfield, el dueño de la central tiene más poder que el alcalde y controla la energía de toda la ciudad; y por otro lado, su lago, está llegando a niveles incontrolables de contaminación, lo que sólo es denunciado por Lisa y por su nuevo amigo, que además es músico.

Por otro lado, hay una clara crítica a las agencias del gobierno norteamericano, en que el medio ambiente se trata con tácticas policiales; y a la propia Presidencia, con la aparición en este cargo de un Arnold Schwarzenegger absolutamente incapaz.
Los buenos resultados de la cinta se explican en que la dirección recayó en David Silverman, de 50 años, que dirigió 23 episodios de la serie, entre 1989 y 2006 y produjo 37 episodios, entre 1991 y 2007. Antes había dirigido “Camino al Dorado” (2000) y co-dirigido, con Pete Docter y Lee Unkrich, “Monster Inc.” (2001). El guión fue elaborado por Matt Groening, creador de la serie; James L. Brooks, desarrollador de la serie; y Joel Coen, como escritor consultor, lo que justifica la continuidad con la serie y la eficacia del argumento, equilibrado entre el humor de buena cepa y la crítica al sistema de vida y de gobierno en los Estados Unidos.


Alvaro Inostroza Bidart

Publicar un comentario