viernes, 23 de octubre de 2009

“EL SUSTITUTO”

El cine norteamericano, en la primera mitad del siglo XX, ya había establecido un estilo propio; el cual le dio prestigio mundial y que tuvo como resultado cintas que son consideradas clásicas, tanto por su temática humanista y tratamiento psicológico de personajes y situaciones como por este particular estilo.

Cineastas como John Ford, Howard Hawks, Frank Capra y William Wyler, entre otros, cimentaron este estilo; que considera un lenguaje visual conciso, economía narrativa, un montaje preciso y repudio a los efectismos formales.

Clint Eastwood (78 años), es heredero de este estilo como director, el cual ratifica en “El Sustituto” (2008) y que ha transformado a algunas de sus 30 cintas en filmes imperdibles (El Fugitivo Josey Wales, El Jinete Pálido, Bird, Cazador Blanco, Corazón Negro; Un Mundo Perfecto, Los Puentes de Madison, Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal, Río Místico, Million Dollar Baby, La Conquista del Honor, Cartas desde Iwo Jima).

“El Sustituto”, basado en una historia real, se ambienta en Los Angeles, a fines de la década del ’20, y relata el secuestro y presunto asesinato de un niño de 10 años, Walter Collins (Gatthin Griffith); cuya madre, Christine (Angelina Jolie), nunca dejó de buscar, desatando una gran polémica y destapando la corrupción al interior de la policía, ya que intentaron convencerla de que habían encontrado a su pequeño, recluyéndola incluso en un hospital psiquiátrico, por no querer aceptar a su presunto hijo.

Con una precisión narrativa impecable y sin ningún tipo de artilugio técnico, Eastwood, que además produjo y compuso la música de la cinta; estremece al espectador con esta historia emotiva y de injusticia. Notables son la escenas del interrogatorio del menor, primo del asesino; el juicio y ahorcamiento de éste, Gordon Stewart Northcott (Jason Butler Harner); así como aquellas que manifiestan la desidia y el cinismo del jefe de policía Davis (Colm Feore) y del capitán Jones (Jeffrey Donovan); y el apoyo insobornable que tuvo Christine en su cruzada, por parte del reverendo Gustav Briegleb (John Malkovich), sin cuyo rol denunciante la historia pudo ser bien distinta.


Alvaro Inostroza Bidart
Publicar un comentario