viernes, 23 de octubre de 2009

“EL FIN DE LOS TIEMPOS”

Una de las gracias de una buena cinta es que tenga varias lecturas, desde el punto de vista del contenido; y no se quede sólo en la anécdota del argumento. Ahora, si desde el punto de vista formal, además es un filme bien hecho, entretenido, con atmósferas logradas y un buen ritmo, el resultado satisface no sólo a la industria del cine y al público masivo, sino también al espectador más exigente y a la crítica.

Es el caso de la filmografía del director indio M. Night Shyamalan, radicado desde pequeño en Filadelfia, Estados Unidos; del cual nos llega su último estreno “El Fin de los Tiempos” (2008), que no sólo la dirigió, sino que también la escribió y produjo.

Shyamalan, de 37 años, dirigió su primer largometraje, “Praying with Anger” en 1992, cinta basada en la experiencia de emigración de su familia. Luego vinieron “Wide Awake” (1998) sobre la iniciación sentimental en la adolescencia, y “Sexto Sentido” (1999), con Bruce Willis, que lo lanzó a la fama internacional y que marcó el inicio de sus películas con preocupaciones ligadas al misterio y a lo mágico. Con posterioridad, en esta líneas, ha dirigido “El Protegido” (2000), “Señales” (2002), “La Aldea” (2004) y “La Joven del Agua” (2006).

En esta prolífica trayectoria, Shyamalan ha hecho honor a sus cineastas preferidos y cuya simbiosis de influencias justifica su éxito en la diversidad de públicos, tanto por el fondo como por la forma. Desde pequeño manifestó su atracción por Steven Spielberg, tanto por la temática de algunas de sus cintas como por el ojo para la entretención y lo comercial de buena factura. La otra gran influencia que recibió, y que se manifiesta, afortunadamente, cada vez con mayor claridad, es la de Alfred Hitchcock, tanto en el tratamiento sutil y perturbador del suspenso como en la creación de atmósferas agobiantes con economía de recursos, tanto dramáticos como cinematográficos, y una gran importancia de la música, siempre a cargo de James Newton Howard.

En “El Fin de los Tiempos” (cuyo nombre real es “El Acontecimiento”) se plantean, como indica un científico en la cinta, los primeros síntomas de una especie de alergia del mundo, que al parecer se manifiesta en una toxina que se propaga por las plantas, árboles y pasto; y que provoca acciones automáticas de autoeliminación por parte de los infectados. Esta epidemia comienza en el Central Park de Nueva York y de ahí se traslada a Filadelfia; y al parecer tiene que ver con el grado de explotación energética y de los recursos naturales de la tierra, ya que en el estado de Pennsylvania existen 45 plantas nucleares, según el filme.

El protagonista es un profesor de secundaria de biología, Elliot Moore (Mark Wahlberg), que justamente plantea estos temas de la naturaleza a sus alumnos, cuando comienzan estos sucesos; decidiendo escapar de Nueva Cork, junto a su esposa, Alma (Zooey Deschanel); su amigo Julian (John Leguizamo) y la hija de éste, Jess (Ashlyn Sánchez), sufriendo extrañas experiencias, que nunca aclaran del todo el origen del acontecimiento, el cual dura poco más de un día y que deja un reguero espeluznante de muertos; y la imagen final de que ahora le toca a Paris, en un final que señala que la enfermedad no ha sido superada.


Alvaro Inostroza Bidart
Publicar un comentario