viernes, 23 de octubre de 2009

“BATMAN: EL CABALLERO DE LA NOCHE”

Batman, sin duda, es uno de los iconos de la cultura del cómic estadounidense, creado por el dibujante Bob Kane en 1939 para DC Comics; lo cual hace cada vez más difícil su recreación en el cine, sobre todo cuando ya son varias las cintas con el personaje.

Los productores han buscado en directores con fama de autores la solución a esta dificultad. Primero fue el respetado Tim Burton y luego el inglés Christopher Nolan que con “Batman: El caballero de la Noche” (2008) dirige su segundo filme sobre el hombre murciélago. Antes había dirigido “Batman Inicia” (2005), también con el eficaz actor Christian Bale en el rol protagónico.

Nolan, que ofició además de productor y de guionista, junto a su hermano Jonathan, tiene 38 años, y había dirigido anteriormente “Following” (1998) con Jeremy Theobald, “Memento” (2000) con Guy Pearce, interesante cinta que le dio fama internacional; “Insomnia” (2002) con Al Pacino y Robin Williams; y “El Gran Truco” (2006) con Hugh Jackman y Christian Bale, que demuestran su talento en la elaboración del guión, en la creación de atmósferas y en la dirección de actores.

Estos atributos los confirma en “Batman: El caballero de la Noche”, filme que muestra a un Batman/Bruce Wayne complicado por las muertes colaterales que produce su ardua lucha contra el delito en Ciudad Gótica; llegando incluso a pensar en entregarse a la justicia, por sus procedimientos fuera de la ley; y dejar su rol en manos del nuevo Fiscal estrella Harvey Dent (Aaron Eckhart), el cual después de la muerte de su novia Rachel (Maggie Gyllenhaal), también antigua pareja de Wayne, enloquece y se transforma en el maleante Dos Caras.

Aquí reside también parte del conflicto de Batman, el atingente a lo emocional; dudas que como siempre comparte con su fiel mayordomo Alfred (Michael Caine), uno de los personajes más logrados. Persisten en esta versión además, su aliado, el teniente Jim Gordon (Gary Oldman) y el fabricante de sus trajes y vehículos Lucius Fox (Morgan Freeman), que toman giros notables en relación a entregas anteriores, que dan un nuevo interés a estos personajes y a sus acciones.

Pero la mayor novedad y el mayor acierto de la cinta corre por cuenta de la incorporación, desarrollo y puesta en escena del personaje El Guasón (interpretado notablemente por el recientemente fallecido Heath Ledger, tanto que lo postulan a un Oscar póstumo). Su perversión, sus guiños, su complicidad con Batman, su desprecio a la vida son características que lo hacen un personaje inolvidable y que lo hacen un contrincante de fuste para el atribulado Batman.

Los problemas del filme corren no sólo por el excesivo número de personajes protagonistas, sino por el hecho de que varios de ellos cumplen un ciclo completo dentro de la misma cinta, lo que la hace un tanto recargada y larga. Es el caso de Dos Caras, de Rachel, de Lucius Fox, del propio Guasón, que uno podría pensar que son personajes que debieran mantenerse para posteriores entregas, como en las historietas, salvo que Notan esté renunciando de antemano a dirigir y escribir una nueva versión de este personaje profundamente nocturno.


Alvaro Inostroza Bidart
Publicar un comentario