martes, 24 de julio de 2007

“LA REINA”


Hacer una película sobre hechos recientes de la contingencia mundial es una dificultad mayor, ya que no existe un juicio histórico instalado acerca de la participación de sus protagonistas principales; pero “La Reina” (2006) del director británico Stephen Frears, sobre la reina Isabel II de Inglaterra, ambientada en 1997, en la época de la elección como Primer Ministro del laborista Tony Blair y del posterior fallecimiento de la princesa Diana de Gales, no sólo es un impecable retrato de Su Majestad Elizabeth, sino también de la protocolar y arraigada monarquía británica, que tuvo una de sus pruebas de fuego en esos días, de los cuales se cumplen escasos diez años.

En esa fecha, la reina Isabel II cumplía cuarenta y cinco años en el trono, lo que justificaba el tremendo cariño que le profesaba el pueblo inglés; a pesar de que desde la distancia se pudiera creer algo distinto. La continencia, el carácter y la entrega a su cargo son las principales características de la monarca que resalta Frears en esta cinta, que tan bien recoge y recrea la idiosincrasia nacional de ese pueblo europeo.

Sin duda, quien tiene gran responsabilidad en este logro es la actriz Helen Mirren, que interpreta a la reina; y que realiza una caracterización espectacular, que se vio reconocida justicieramente por el Oscar a la Mejor Actriz y por el Premio a la Mejor Actriz en el Festival de Venecia.

Por momentos no queda bien claro que el filme sea sobre la reina Isabel II, ya que ocupa gran cantidad de minutos y de imágenes, la elección de Tony Blair (Michael Sheen) y su asunción al cargo; y luego la muerte de Diana de Gales y el posterior dolor del pueblo inglés, que reclamó un funeral público y lo transformó en un hecho multitudinario y mundial; pero su participación en ambos hechos sirve al director para retratarla en forma certera y, dicho sea de paso, revalorizar y dar a conocer el temple y la personalidad de Isabel II; que debió asumir el trono a los 26 años, a la muerte de su padre, el rey Jorge VI, en 1952.






Esto se resalta más aún, ya que la reina tiene un esposo poco inteligente y mal consejero, el Príncipe Felipe (James Cronwell) y un hijo bien intencionado, pero de poco carácter como el Príncipe Carlos (Alex Jennings); lo que la obligaba además a preocuparse de sus nietos, los príncipes William y Harry. Por otro lado, contrasta en el filme, el nivel de asesoría comunicacional y política moderna de Blair, con Alastair Campbell (Mark Bazeley); y la suya con el fiel Robin Janvrin (Roger Allam), secretario privado y de protocolo, más que alguien que le entregara un consejo informado y técnico, demostrando la soledad en que se encuentran los gobernantes y que encuentra apoyo en su Primer Ministro, con los costos y beneficios políticos para ambos, que eso implicó en su momento.

Frears, de 65 años, con una vasta carrera en la televisión inglesa, ha dirigido diecisiete largometrajes, entre los cuales se destacan “Detective sin Licencia” (1971) con Albert Finney; “Ropa Limpia, Negocios Sucios” (1985) con Daniel Day-Lewis, que lo instaló en el circuito del cine-arte; “Sammy y Rose se van a la Cama” (1987) con Claire Bloom; “Relaciones Peligrosas” (1988) con Glen Close, John Malkovich y Michelle Pfeiffer; “Los Estafadores” (1990) con Anjelica Huston, John Cusack y Annette Bening; “Héroe por Accidente” (1992) con Dustin Hoffman, Geena Davis y Andy García; “Mary Reilly” (1995) con John Malkovich y Julia Roberts; “Alta Fidelidad” (2000) con John Cusack y “Mrs. Henderson Presenta” (2005) con Judi Dench y Bob Hoskins.

“La Reina” reafirma el talento de Frears en la creación de personajes emblemáticos de su país, en un recorrido que ha atravesado la monarquía y la aristocracia; pero también los barrios pobres y los inmigrantes, los timadores y los honestos, con guiones inteligentes y una mano segura en la dirección que, en esta última cinta, aparte de los galardones citados, le significaron el Goya a la Mejor Película Europea y en el Festival de Venecia, los Premios al Mejor Guión y el de la Federación Internacional de Críticos de Cine.


Alvaro Inostroza Bidart
Publicar un comentario