martes, 24 de mayo de 2016

X-MEN APOCALIPSIS

La veta de llevar al cine personajes que provienen del mundo del cómic sigue en plena explotación, filón de una mina que produce oro puro para los bolsillos de los ambiciosos estudios y distribuidores estadounidenses.

X-Men, personajes de Marvel, es una saga que ya llevaba siete cintas y ahora se estrenó la octava, “X-Men Apocalipsis” (2016), dirigida y producida por el cineasta estadounidense Bryan Singer, quien ya había dirigido tres de las anteriores versiones.

Singer, de 50 años, se hizo conocido por “Los Sospechosos de Siempre” (1995), lo que le permitió dirigir el primer “X Men” (2000), “X 2” (2003) y “X-Men Días del Futuro Pasado” (2014). Además, ha dirigido “El Regreso de Superman” (2006), “Valkiria” (2008) y “Jack El Cazagigantes” (2013), películas que han demostrado su oficio en el manejo de la acción y la aventura, con un ojo comercial innegable, pero ya nada del autor interesante que se insinuaba en “Los Sospechosos de Siempre”.

Es tal su compromiso con la saga X-Men que en esta última cinta es uno de los autores de la historia; aunque a esta altura haya que rescatar elementos de otros mundos. En esta oportunidad, el villano, Apocalipsis (Oscar Isaac), es un mutante que vivió en el apogeo de la cultura egipcia, que tenía tal poder que era considerado un Dios y que dormía a cientos de metros bajo tierra hasta que una excavación arqueológica lo trajo de vuelta a la civilización actual.

Como era de esperar, Apocalipsis quiere adueñarse del mundo y destruirlo para crear uno nuevo. En su equipo recluta al siempre resentido Magneto (Michael Fassbender), a Tormenta (Alexandra Shipp) y a la guapa Psylocke (Olivia Munn). Por el otro bando el liderazgo será del incombustible Profesor Xavier (James McAvoy), al que se sumarán los heroicos Raven (Jennifer Lawrence), la Bestia (Nicholas Hoult), Havok (Lucas Till), Quicksilver (Evan Peters), la agente de la CIA Moira Mactaggert (Rose Byrne) y los jóvenes y talentosos alumnos Jean Grey (Sophie Turner), Cíclope (Tye Sheridan) y Nightcrawler (Kodi Smit-Mc Phee), que se enfrentarán en largas y agotadoras escenas donde pondrán en juego todo su poder y afecto entre ellos; y cuya moraleja podría ser “la unión hace la fuerza”. Finalmente, los mutantes parecen humanos, demasiado humanos.

Publicar un comentario