martes, 15 de mayo de 2012

“¿ALGUIEN HA VISTO A LUPITA?”


El problema de las coproducciones en el cine y de las exigencias de los productores ejecutivos es que muchas veces el producto final tiene tanta concesiones, que en muchos sentidos el director renuncia a su estilo, perjudicando negativamente el juicio que realiza el espectador sobre la cinta.

Es el caso de “¿Alguien ha visto a Lupita?” (2011), escrita y dirigida por el cineasta chileno Gonzalo Justiniano, en la cual, a las claras, hay elementos distorsionadotes del definido estilo cinematográfico de este director, de 56 años, que ya lleva veintisiete años desde su primer largometraje: “Los Hijos de la Guerra Fría” (1985)y con importantes cintas como “Sussi” (1988), “Caluga o Menta” (1990), “Tuve un Sueño Contigo” (1999) y “B-Happy” (2003).

Uno de los productores ejecutivos de la cinta es el mediocre actor Cristián de la Fuente, a quien no le basta con interpretar al hermano de la protagonista, Maxi; sino que además incorpora a su esposa, Angélica Castro, en un papel sin sentido; al igual que la inclusión de la ex vedette Cristina Tocco, como la doctora de Lupita, que sólo se puede entender como una decisión comercial, ya que no da el perfil del papel.

Respecto de la actriz protagónica, la mexicana Dulce María, que interpreta a Lupita, una joven con poco juicio de realidad, aprueba con lo mínimo; al igual que Shlomit Baytelman, como su tía, conservadora y clasista, que intenta vanamente controlar a Lupita. La única que satisface en su papel es la actriz mexicana Carmen Salinas, que interpreta a Chepita, amiga de Lupita, a la cual conoce en un viaje en bus, que hace un papel creíble, fresco y pleno de vida.

El otro problema del filme radica en el guión, ya que la verdad nada ocurre en la película, siempre parece que fuera a empezar. Esto puede a ser propósito, como en cintas emblemáticas de la Nueva Ola francesa, de Truffaut y Godard (Justiniano estudió cine en Francia), pero en este caso el efecto no está logrado, ya que los personajes carecen de profundidad y definición, lo cual en el caso de Lupita, como personaje central, es insostenible; y se ve acentuado por las mediocres actuaciones, que sólo se explican por un tema de financiamiento, que lamentablemente provoca un filme fallido y olvidable.
Publicar un comentario