martes, 17 de enero de 2012

“HISTORIAS CRUZADAS”

La capacidad del cine de recrear una época y una sociedad determinada es inmejorable; y permite además conocer historias de superación y de abuso, que nos emocionan y nos hacen meditar sobre la condición humana.

Para lograr este objetivo, sin duda es importante el guión y la base literaria del mismo; para llevar a la pantalla situaciones y personajes creíbles. “Historias Cruzadas” (2011), cuyo título original es “Las Sirvientas”, basada en la novela del mismo nombre de Kathryn Stockett; fue dirigida, escrita y producida por el estadounidense Tate Taylor, quien sólo había dirigido anteriormente “Gente Bonita Fea” (2008), en una demostración de cine independiente, personal e inteligente.

“Historias Cruzadas” retrata la realidad de los años sesenta de Jackson, una pequeña ciudad del estado sureño de Mississippi; enfocado en el rol de las sirvientas negras en las casas acomodadas; las cuales sufren el racismo congénito de esa zona del país del norte y en forma excepcional el agradecimiento y admiración de unos pocos.

El enfoque de la cinta es absolutamente femenino. Los personajes hombres tienen roles secundarios o simplemente no aparecen. Esta realidad, que se muestra al espectador en la primera media hora, sufre un inesperado y asombroso cambio cuando la joven Skeeter Phelan (Emma Stone), que quiere ser escritora y trabaja en el periódico local, decide escribir un libro desde las perspectiva de las criadas negras de la ciudad, para lo cual requerirá el testimonio de unas quince, para que se lo publique la editora de una importante revista de Nueva York, Elain Stein (Mary Steeburgen).

Las dos primeras en sumarse, y prácticamente co autoras del libro, son Aibileen (Viola Davis) y Minny (Octavia Spencer), quienes ha sufrido diversas vejaciones y falta de reconocimiento por su trabajo; además de poseer miradas críticas sobre las condiciones maternales y humanas de sus patronas. Entre éstas, destacan por diversos motivos Hilly (Bryce Dallas Howard), Celia (Jessica Chastain) y Elizabeth (Ahna O’Reilly), las cuales configuran certeramente el mundo de las jóvenes madres blancas.

Y entre las mayores hay dos que tienen roles claves: la suegra de Hilly, Missus (Sissy Spacek) y la madre de Skeeter, Charlote (Allison Janney), que ponen algo de cordura y humor entre tanto desvarío.

Publicar un comentario