martes, 27 de diciembre de 2011

“MISION IMPOSIBLE IV: PROTOCOLO FANTASMA”

Hay cintas que no tienen mayor pretensión que ser un divertimento mientras dure la proyección de la misma, sin remover a posterioridad otras teclas de la psiquis del espectador. Estos filmes, por lo tanto, deben ser evaluados por la eficacia de su puesta en escena, del guión y de la adrenalina y tensión que sus imágenes sean capaces de transmitir al público.

En este sentido, “Misión Imposible IV: Protocolo Fantasma” (2011), cumple con este objetivo a cabalidad; demostrando la buena mano de su director, Brad Bird. Este, de 54 años, era reconocido como realizador de cintas de animación e infantiles, como “Family Dog” (1987), “Do the Bartman” (1990), “El Gigante de Hierro” (1999), “Los Increíbles” (2004), “Jack-Jack Attack” (2005) y “Ratatouille” (2007), experiencia que le permite salvar dignamente esta primera entrega de cine para “adultos”.

Aunque este último atributo es bastante relativo, ya que el guión está basado en la antigua serie de televisión del mismo nombre. Esta nueva versión, en todo caso, más se parece a una historieta llevada al cine que a una serie televisiva en formato grande. Esto porque el protagonista, Ethan Hunt (Tom Cruise), jefe de un equipo de agentes secretos estadounidenses, es prácticamente invencible y se asocia más con súper héroe que con un ser de carne y hueso.

Y esto corre también para el resto del equipo: la atractiva Jane (Paula Patton), el experto en tecnología Benji (Simon Pegg) y el analista Brandt (Jeremy Renner), que al igual que Hunt no pierden jamás una pelea, aunque se enfrenten a una asesina a sueldo como Sabine Moreau (Lea Seydoux); al jefe la policía rusa, Sidorov (Vladimir Mashkov); o a un perverso científico sueco, Hendricks (Michael Nyqvist) y su lugarteniente, Wistrom (Samuli Edelmann).

Los héroes resisten todo tipo de golpes y se vuelven a levantar un poco molidos, pero a los segundos ya están corriendo, devolviendo los golpes y realizando todo tipo de piruetas, imposibles en el mundo físico de tres dimensiones. Lo más destacable de la cinta es la acción sin tregua, que mantiene al espectador con la respiración contenida y al borde del asiento, pendiente del destino de Hunt y sus amigos, como en el mejor de los cómic.

Publicar un comentario