miércoles, 6 de julio de 2011

“TRANSFORMERS 3”

Si los personajes extraídos de historietas para llevarlos al cine resultan esquemáticos, no es muy difícil calcular cuan inexistentes e indefinidos resultarán personajes creados a partir de juguetes.

Esto ocurre con los Transformers, originalmente robots, marca Hasbro, que se transformaban en diversos automóviles y camiones. Pero fue tal su éxito como juguetes, que a algún genio comercial se le ocurrió que podían convertirse en personajes cinematográficos y le vendió la idea a uno de los Rey Midas del cine de Hollywood: Steven Spielberg, quien ha sido el productor ejecutivo de las tres versiones y que recuperado con creces su inversión.

Y se ha asociado en los tres casos con el mismo director, Michael Bay. “Tranformers” (2007) y “Transformers; La Venganza de los Caídos” (2009) y “Tranformers 3” (2011) han tenido claramente una vocación comercial, apoyada en los recursos especiales, mucha acción y algunos ingredientes adicionales como el humor, el erotismo y en esta última versión, buenos actores que ayuden a subir el bajo nivel general.

Bay, de 46 años, desde el comienzo de su carrera en el cine se caracterizó por su ojo comercial, a través del manejo de masas por la vía de la acción y del sentimentalismo épico. Películas como “Dos Policías Rebeldes (1994), “La Roca” (1996), “Armageddon” (1998), “Pearl Harbor” (2001), “Dos Policías Rebeldes 2” (2003) y “La Isla” (2005) dan cuenta de este talento de Bay, que ha tenido su respuesta en una abultada taquilla.

En “Tranformers 3” el esquema es prácticamente el mismo que en las dos anteriores: el protagonista es un joven héroe, Sam Witwicky (Shia LaBoeouf), que genera las simpatías del público y que tiene una novia espectacular, Carly (Rosie Huntington-Whiteley), que concentra todas las miradas y que da el toque erótico a la cinta, con sus escotes y pantalones apretados.

Por otro lado están los autobots, los tranformers buenos, a cargo de Optimus Prime y entre los cuales destaca también Bumble Bee, el auto amarillo y fiel de Sam; y los decepticons, los transformers malos que, como siempre, quieren vengarse o tomarse la tierra para invadirla y subyugar a la raza humana y destruir a los autobots.

Los toques de humor, en esta oportunidad, corren por cuenta como siempre del deschavetado ex agente Simmons (John Turturro) y de los padres de Sam, Ron (Kevin Dunn) y Judy (Julie White); a los que se agregan el excéntrico Bruce Brazos (John Malkovich) y el ininteligible Jerry Wang (Ken Jeong).

La acción la colocan los comandos especiales que deben luchar contra los decepticons, a cargo del coronel Lennox (Josh Duhamel) y del teniente Epps (Tyrese Gibson); y del empuje de la directora de la CIA, Mearing (Frances McDormand), que sumados al invencible Sam y su novia, serán fundamentales para derrotar, en una nueva batalla, a los condenados decepticons; que, da la impresión, nunca dejarán de luchar, para acrecentar las fortunas de los financistas de la incombustible saga.
Publicar un comentario