martes, 17 de enero de 2012

“SHERLOCK HOLMES, JUEGO DE SOMBRAS”

Las cintas de acción se prestan para que los directores creativos pongan énfasis en el montaje, más que en las minucias del argumento; ya que finalmente se puede lograr el objetivo de entretener al espectador y al mismo tiempo hacer cine.

Esto tiene más valor aún cuando el guión tiene una nítida base literaria, como es el caso de “Sherlock Holmes, Juego de Sombras (2011), secuela de “Sherlock Holmes” (2009), ambas dirigidas por el británico Guy Ritchie; el que, con sus siete largometrajes, ha sido capaz de establecer algunos elementos estilísticos propios.

Ritchie, de 43 años, ha dirigido además “Juegos, Trampas y Dos Pistolas Humeantes (1998), “Cerdos y Diamantes” (2000), “Barridos por la Marea” (2002), “Revolver” (2005) y “Rocknrolla” (2008); filmes en que ha desarrollado historias paralelas que van confluyendo y los repartos corales, con un montaje generalmente acelerado.

En la primera “Sherlock Holmes”, Ricthie hipoteca parte de su estilo; pero en esta segunda versión recupera en buena medida estas características, que hacen de su cine un espectáculo ágil y dinámico, muy apropiado para una película de aventuras y acción, como las del clásico detective privado.

En este caso Holmes (Robert Downey Jr.), junto a su partner el Dr. Watson (Jude Law) deben enfrentar una conspiración que pretende desatar una guerra en Europa, por el pingüe negocio de las armas, dirigida por el maléfico profesor y millonario Moriarty (Jarred Harris). Esta vez contarán con la ayuda del hermano de Sherlock, Mycroft (Stephen Fry), jefe del servicio secreto inglés; de la gitana Simza (Noomi Rapace) y de la flamante esposa de Watson, Kelly Reilly (Mary Watson); lo que ratifica el gusto de Ritchie de los grandes repartos, en los cuales todos aportan con una buena dosis de humor y protagonismo.

Pero, sin duda, lo más valioso es el intento de Ritchie de hacer cine. La descomposición del movimiento, el uso de la cámara lenta, la búsqueda de planos singulares, los movimientos de cámara y el montaje hacen de ésta, una cinta que se deja ver con agrado.

Publicar un comentario